Innovación y Economía DigitalPlanificación Estratégica

Las 14 tendencias tecnológicas que van a significar cambios disruptivos a partir de 2019

La tecnología es ya el eje central en la mayoría de sectores económicos: desde la construcción a la sanidad, pasando por la producción de alimentos. Por este motivo, identificar las tendencias tecnológicas resulta clave en la planificación estratégica de las organizaciones que quieran seguir siendo relevantes en un entorno cada vez más conectado y más inteligente.

A medida que la Inteligencia Artificial crea nuevas posibilidades de personalización y seguimiento a través de la recopilación y tratamiento de los datos de los usuarios, los mercados están experimentando cambios disruptivos que es necesario afrontar por parte de las empresas desde una perspectiva estratégica. Para poder hacerlo con éxito resulta imprescindible tener en cuenta hacia dónde avanza la tecnología y cómo modifica su comportamiento un usuario cada vez más acostumbrado a convivir con los avances tecnológicos que hacen su día a día más fácil y sostenible.

Un grupo de analistas de mercado expertos en tecnología ha realizado un estudio basándose en los trabajos de investigación realizados en los últimos meses, cruzando la información de los avances tecnológicos más disruptivos e identificando las 14 tendencias tecnológicas destacadas para 2019. (Al final de este artículo encontrarás el enlace para acceder al informe original en inglés).

Sus resultados se presentan con detalle en el informe 14 Trends Shaping Tech publicado la semana pasada por CB Insights y del que hacemos un resumen ejecutivo a continuación. Con toda seguridad te resultará muy útil para identificar las claves a tener en cuenta durante el proceso de planificación estratégica de tu organización.

 

1. Hiper-personalización de todo. Cuanta más información se recoge acerca de una persona, más seguras están las empresas de entenderla y de poder ofrecerle productos y servicios que satisfacen mejor lo que desea y necesita. En lo que resta de 2019, veremos cómo aumentan las colaboraciones entre distintas industrias para cruzar datos y comprender mejor a los usuarios, ofreciéndoles en consecuencia productos más ajustados a sus gustos y necesidades. Esta personalización no solo va a inspirar nuevas características de los productos, también será utilizada en la definición de nuevas preferencias para servicios que de otra manera serían de “talla única”.

2. Casas inteligentes para la tercera edad. Las personas mayores de hoy en día se sienten mucho más cómodas con la tecnología que las de hace diez años. A pesar de ello, si la monitorización depende de la información proporcionada por el usuario, la tecnología no será útil en muchos casos. Por ello, la tendencia es la vigilancia pasiva de los mayores, que, por ejemplo, reconoce la calidad del flujo sanguíneo a través del color de la piel y que determina la necesidad de mediación o atención sanitaria por el tono de voz o por la presencia de tos. Es tecnología que puede detectar también los estados de ánimo y la conveniencia de avisar a un familiar. Y todo ello, sin que la persona haga nada especial, solo observando algunas de sus constantes vitales y sus cambios de comportamiento.

3. Los centros comerciales están pasando de moda, pero el “momento de compra” sigue vigente. Tal vez los puntos de venta tradicionales estén quedando desfasados, pero el hecho de “ir de compras” sigue siendo algo tan popular como siempre. Lo que están cambiando son los canales que utilizan los compradores. Por eso, empresas como los grandes almacenes americanos Walmart ya han patentado aplicaciones de realidad virtual que permiten a los usuarios comprar como si estuvieran en una de sus tiendas, mientras un robot recopila todos los productos y se los envía a casa. O empresas de VTC (como Cargo o Uber) que ya incorporan un pequeño stock de productos en sus vehículos que ofrecen a través de un catálogo digital a los usuarios durante el trayecto (que dura una media de 30 minutos). Estos productos son, por ejemplo, snaks saludables, cargadores de móvil,... Son nuevos y creativos canales digitales de comercialización que van a ir incrementado su importancia en los próximos meses.

4. Las aplicaciones Maps (Google y Apple) evolucionan para ser más inteligentes y más potentes. Hay mucho más potencial en Maps que su capacidad para indicarnos el bar o la gasolinera más cercana. En el futuro, Maps nos va a recomendar un restaurante basándose en nuestras antiguas preferencias, va a ponernos en contacto con amigos que estén en la zona o va a recomendar evitar lugares con altos niveles de polen si somos alérgicos, entre otros.

5. La entrega a domicilio se automatizará antes que el transporte de pasajeros. La conducción autónoma todavía no es una realidad, sin embargo, es muy probable que pronto veamos automatizadas las entregas de productos a domicilio. Es poco probable que se desarrolle el transporte de humanos sin conductor, porque implica muchos riesgos. En cambio, la entrega de proximidad de determinados productos -como comida- puede hacerse con vehículos más pequeños, más lentos y de menor consumo, reduciendo de forma muy importante los costes de reparto. No solo el combustible (la mayoría serán vehículos eléctricos), sino también los relacionados con la mano de obra.

6. Tecnología para el sueño. La tecnología ya se ha infiltrado en nuestra vida cotidiana, y a partir de ahora va a incorporarse también a nuestro descanso. No solo colchones y almohadas inteligentes, en los próximos meses asistiremos al lanzamiento de numerosos dispositivos que buscan mejorar la calidad del sueño, ya sea monitorizando las constantes vitales para identificar patrones de sueño o activando audios con instrucciones de meditación o respiración para escucharlos mientras dormimos.

7. Los datos se convierten en objetivo geopolítico. Se dice que los datos son el nuevo petróleo y estamos viendo como sus propietarios los protegen como si se tratara de un tesoro. Los conflictos entre ciudadanos, gobiernos y empresas de tecnología sobre cómo proteger, acceder y manipular los datos de los usuarios probablemente se intensificarán en los próximos meses. Por ejemplo en India y China ya se han promulgado leyes para restringir el uso de los datos sobre sus habitantes en el extranjero o por compañías extranjeras.

8. Los edificios inteligentes buscan maximizar el confort, el bienestar y la eficiencia. Tanto si se trata de oficinas domésticas como de espacios de trabajo compartidos (co-working), el énfasis está en diseñar lugares más cómodos e intuitivos donde desarrollar nuestro trabajo de forma más productiva. Hace años que conocemos los beneficios del mobiliario ergonómico o de una iluminación adecuada. Pero la tendencia es ir más allá y el problema radica en que el “confort” es difícil de medir y no se trata de un término objetivo, sino que muchas veces es subjetivo (cada persona tiene sus propios estándares) y relativo (intervienen distintos factores). Por ejemplo, la temperatura ideal para un espacio de trabajo, depende de las personas que allí trabajen y tiene que tener en cuenta también su nivel de ocupación, porque el calor corporal de las personas presentes afecta la temperatura global.

9. Autobuses y camiones serán los primeros en evolucionar masivamente a la economía verde. Cambiar los vehículos convencionales por eléctricos implica grandes costes e inconvenientes, por eso es más factible que lo hagan las grandes flotas, pertenecientes a empresas logísticas y a las administraciones que los particulares. Además, los grandes vehículos (como camiones y autobuses), son los que resultan más contaminantes porque emiten mayor cantidad de materiales tóxicos. Por otra parte, las rutas de estos vehículos son más estables y predecibles, con lo que resulta más factible planificar la recarga de combustible y la infraestructura necesaria para ello.

10. China marca la innovación en redes sociales. Muchas de las innovaciones incorporadas por las grandes empresas americanas en los últimos meses, como Facebook o WhatsApp, están inspiradas en características desarrolladas por redes sociales chinas. Es el caso de los videos cortos grabados por los usuarios que pueden ser fácilmente editados con filtros y música; los filtros faciales para mejorar selfies o retratos; o el uso de stickers en mensajes y publicaciones. Todas ellas fueron innovaciones desarrolladas en China y adaptadas posteriormente por las empresas americanas para sus propias plataformas sociales. China va a seguir marcando el ritmo y la dirección de la innovación en las redes sociales.

11. Los fabricantes de coches eléctricos diversifican su oferta con productos y servicios de estilo de vida. La compra de un vehículo eléctrico supone para algunos una decisión ecológica y un lujo para otros. El tiempo que un usuario debe esperar mientras se cargan las baterías de su vehículo (lo cual puede durar desde 30 minutos hasta 2 horas y es la principal razón por la que muchos propietarios de vehículos de combustión no están dispuestos a cambiarse al coche eléctrico) se convierte en un nuevo tiempo de ocio que algunos fabricantes están aprovechando para diversificar su oferta de productos y servicios: restaurantes, tiendas, guarderías y hasta espacios para dormir una siesta. A medida que los coches eléctricos se imponen a los de combustión, sus fabricantes,  para ser competitivos, van a tener que venderlo todo: el lujo, el ecologismo y el estilo de vida que llevan asociado.

12. Los conocimientos tecnológicos son cada vez más valorados e insuficientes. La tecnología avanza rápido, cada vez más. Y no siempre las universidades imparten los conocimientos que demandan las empresas. Existe un gap entre la universidad y la empresa que es difícil de salvar. Por eso, cada vez más compañías tecnológicas organizan programas de formación en los que se imparten los conocimientos específicos que necesitan de sus empleados. Esta tendencia probablemente no significará el fin de las universidades, pero si la aparición de nuevos canales de formación, mucho más económicos para los estudiantes, más prácticos y mejor adaptados a las necesidades de las empresas.

13. Los "coleccionables digitales" son una gran fuente de ingresos. En julio de 2018 el videojuego Fortnite alcanzó unas ventas superiores al billón de dólares. La totalidad de estos ingresos se generó por compras dentro del juego, por ejemplo, por la compra de “máscaras”, que cambian el aspecto y comportamiento de un jugador y cuyo precio oscila entre los 8 y los 20 dólares. Es solo un ejemplo, pero la moda en torno a los objetos de colección digitales va a continuar en el futuro. Aunque estos “bienes” no pueden poseerse en el mundo físico, irrumpen con fuerza porque suponen experiencias personalizadas que hacen el juego más especial y divertido. Y los usuarios están más que dispuestos a pagar por ello.

14. El hogar se convierte en el nuevo centro de salud. La falta de atención médica asequible y siempre disponible es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la sociedad actual, especialmente en zonas rurales o apartadas de las grandes ciudades. La tele-medicina puede solventar en gran parte estos problemas y ya existen muchas start-ups trabajando en “kits caseros” para monitorización y diagnóstico; también desarrollando formas de contacto con especialistas que pueden visitar virtualmente y prescribir medicación y diseñando sistemas para proveer la medicación necesaria a domicilio y renovarla de forma automática.

Fuente: CBInsights - 14 Shaping Tech Trends

 

Si te ha parecido interesante este artículo, tal vez te resulte útil recibir otras informaciones relevantes y exclusivas que te ayuden a tomar decisiones estratégicas.
En ese caso, puedes suscribirte a nuestro boletín trimestral y te lo haremos llegar por email con mucho gusto.
¡Sin coste y sin compromisos! Una vez por trimestre en tu buzón de correo.